Bizcocho de zanahoria, plátano y dátiles

 Tengo dos pasteles favoritos: los de manzana (como ya sabéis por la infinitud de postres de manzana que llevo publicados en este blog, como por ejemplo éste, éste o éste) y los de zanahoria. Por suerte, son ingredientes bastante versátiles y se pueden preparar de mil maneras. Siempre estoy a la búsqueda de recetas nuevas. Algunas de las que pruebo me gustan más que otras. Esta, del blog de Heidi, es doblemente feliz ya que es deliciosa, y además está hecha sin azúcar ni mantequilla. Yo la he preparado con y sin la cobertura de queso y agave; personalmente la prefiero sin, pero los más golosos o los que echan en falta la cobertura blanca tradicional de la carrot cake, la pueden incluir. 

Bizcocho de zanahoria, plátano y dátiles
Basado en una receta de 101 cookbooks

Transient

Ingredientes:
2,5 tazas harina de kamut (o cualquier harina integral)
2,5 cucharitas levadura en polvo
1,5 cucharitas canela en polvo
3/4 cucharita sal marina
3/4 taza nueces picadas
115 gramos aceite de coco derretido
1/2 taza dátiles picados muy finos hasta hacer una pasta
3 plátanos maduros aplastados
3 zanahorias medianas, ralladas finas
125 ml. yogur natural (o yogur Griego)
2 huevos batidos

Cobertura (opcional): 
170 gramos queso crema a temperatura ambiente
3 cucharadas agave o sirope de arce

Calentar el horno a 180ºC. Preparar un molde para horno rectangular, enaceitándolo y forrándolo con papel vegetal. En un bol grande combinar la harina, levadura, canela y sal. Añadir las nueces y reservar.

En un bol aparte, combinar los dátiles con el aceite derretido, apretando con la cuchara para que se aplasten más los dátiles. 

En otro bol, combinar los plátanos con las zanahorias. Añadir la mezcla de dátiles, rompiendo grumos de dátil con la cuchara a medida que los veas. Añadir el yogur y los huevos. 
Combinar esta  mezcla con la de harina y mezclar justo hasta que esté todo incorporado. 
Pasar la mezcla al molde preparado. Hornear unos 45 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro salga limpio.
Dejar entibiar. Mientras, si quieres ponerle cobertura, batir el queso con el agave. Cuando el bizcocho se haya enfriado del todo, poner por encima con una espátula.