Calabaza braseada con miso y sake

Quienes me conocen bien saben (y quienes no, os cuento) que llevo muchísimos años soñando con un viaje a Japón. Por motivos estéticos y culinarios, me atrae como ningún otro sitio, sobre todo el Japón antiguo, imperial -no tanto el Tokyo de los rascacielos y Manga, sino Kyoto con sus templos. Quiero dormir sobre un futón en un ryokan (hostal tradicional), pisar descalza sus suelos de tatami y que me preparen comida kaiseki para desayunar, así: 

800px-Breakfast_at_Tamahan_Ryokan,_Kyoto.jpg

 

 

Durante todos estos años pensé que cumplir 40 años podría ser el motivo ideal para justificar el viaje, pero las circunstancias de nuestra vida actual (con la mudanza inminente) no lo permiten. Algún día iré...

Mientras tanto, llevo un tiempo viajando desde la cocina de casa con los relatos y recetas de Japanese Farm Food, el extenso e intenso libro de Nancy Singleton Hachisu, una californiana que viajó a Japón hace muchos años, se enamoró de un campesino japonés, y allí se quedó. El libro ofrece recetas auténticas pero fáciles de hacer en casa, y también unas descripciones del contexto cultural en el que esas comidas están inmersas. No me canso de hojearlo, leer -de forma anárquica- las memorias de Singleton Hachisu, y preparar sus recetas. Me fascina sobre todo la simplicidad de esta cocina, a la vez que su equilibro perfecto de sabores.

También estoy aprendiendo y divirtiéndome con la serie de comics manga Oishinbo gracias a mi amigo Xavi, quien astutamente apareció un día con el volumen 2 -sobre sake- bajo el brazo, para acompañar la temática de una cena en casa. Oishinbo es la historia de Shiro Yamaoka, un periodista culinario cuyo proyecto es encontrar el "menú definitivo" de la cocina japonesa. En japonés existe hace muchísimos años, con cientos de volúmenes; en inglés se publicaron siete, un compendio de lo mejor de... Como en el libro de Singleton, se pone de manifiesto que la base de la cocina japonesa está en la simplicidad elegante. 

La receta adaptada que os ofrezco hoy es del capítulo sobre verduras, y resulta ideal para esta época profusa en calabazas (uno de mis alimentos favoritos, lo sabéis). (De hecho hoy, Halloween, no podía sino ofrecer una receta con calabaza; el año pasado fue dulce, más para los peques; hoy es una receta bien adulta, por el contenido alcohólico del sake). La combinación del dulzor natural de la calabaza con el miso y el sake como condimentos resulta en un equilibrio para el paladar y los sentidos. Los pimientos secos (yo usé ñoras, acorde con la tradición local, pero también podrías utilizar alguna variedad más picante) añaden color y un toque de calor. 

Calabaza braseada con miso y sake
Adaptado de Japanese Farm Food
Ingredientes:  
1 calabaza
3 cucharadas miso de buena calidad (yo usé éste)
6 cucharadas sake
3 cucharadas aceite de sésamo
2 pimientos rojos secos
semillas de sésamo negro, opcional, como guarnición

Pelar la calabaza y cortarla por la mitad y luego en trozos lo más fino que puedas (con cuchillo afilado o mandolina). Si son muy grandes, córtalos por la mitad. En un bol pequeño, mezclar el miso con la mitad del sake.
En una cacerola o sartén de fondo pesado calentar el aceite. Añadir los pimientos y mezclar hasta que estén reblandecidos y emitan aroma. Añadir la calabaza cortada y mezclar bien para que se cubra de aceite. Añadir la mitad restante de sake, mezclar un poco y tapar. Bajar el fuego a mínimo y dejar que se cueza con el vapor y los jugos unos 8 minutos, hasta que la calabaza esté tierna pero no deshecha. Apagar el fuego e incorporar la mezcla de miso y sake. Espolvorear unas semillas de sésamo negras por encima. Servir caliente o a temperatura ambiente. 

 

IMG_0624.jpg
IMG_1388.JPG

PD La charla para Mimasa del domingo pasado fue todo un éxito! Fue un verdadero placer sentarme ante tan animado, participativo (y enorme!) público. Me encantó charlar con toda la gente de tiendas y médicos (y también otros particulares) que vinieron con sus dudas e inquietudes. Gracias, me habéis dado muchas ideas para seguir adelante. Aquí va una imagen del evento (autoría de B. y O., mis pequeños grandes fans):