Crema de brócoli y ricotta (de tofu)

El otro día estuve con mi gran amigo M. a quien no veía desde hacía 3 años. Entremedias, él se hizo vegetariano, para mi gran sorpresa. A pesar de la distancia, M. sabe que en estos años la comida sana ha pasado a ser mi tema favorito, y entre todos los temas que teníamos que revisar, estuvimos hablando un poco del porqué y el cómo y de su decisión. Le pregunté qué comía como fuente de proteínas. Yo a veces tengo que hacer el esfuerzo de asegurar proteína en cada comida, porque, si llevo una temporada larga en que se me olvida, me empiezo a encontrar cansada y débil.

M. sobre todo usa las legumbres a toda hora y en todo formato. A mí me encantan las legumbres, sobre todo los garbanzos, pero tengo dos problemitas con abusar de ellas: una es que la mitad de mi familia (toda la parte masculina) es alérgica a las legumbres y por lo tanto tengo comerlas implica hacer menús separados (cosa que hago a veces, porque no queda otra, pero no siempre). La otra es que si me paso con las legumbres el digestivo se queja un poco.

M., que vive en Cambridge y por lo tanto tiene fácil acceso a muchas proteínas alternativas supuestamente "sanas" también consume bastantes hamburguesas vegetales y derivados del tofu. De hecho me dijo que pescado casi ni come ya, si bien empezó siendo pescetariano, como yo.

Transient

Yo tengo algunas reservas con estos productos, ya que son altamente procesados y a veces muy artificiales. Prefiero sin dudas un pescado salvaje fresco a un tofurkey procesado y envasado. Aún así, cuando vi una ricotta de soja hace poco, me tenté. Nada en demasía, todo en su justa medida. Llevo tiempo ya sin lácteos, pero la ricotta, en mis épocas comiendo queso, me encantaba. Así que la compré, e hice con ella esta sopa deliciosa inspirada una vez más en Ripe de C. Sternman Rule. 

Crema de brócoli y ricotta (de tofu)
Inspirada en Ripe de C. Sternman Rule 
Ingredientes:
1 kilo brócoli fresco (flores y tallos, no tiren nada!)
1 cebolla, picada
1,5 cucharitas semillas de comino
1 cucharita semillas de cilantro 
1 cucharita semillas de hinojo
aceite de oliva virgen
750 ml. agua
4 cucharadas ricotta (de vaca o de tofu)
1 cucharita sal
1/2 cucharita pimienta negra recién molida
1 cucharada zumo de limón
1/2 taza perejil fresco picado 

Lavar bien el brócoli. Separar los tallos de las flores.
Calentar 1 cucharada aceite en una cazuela de fondo grueso. Añadir la cebolla picada, las especias (comino, hinojo, cilantro, sal y pimienta) y los tallos de brócoli en rodajas finas.  Mezclar a fuego medio durante 10 min. o hasta que las verduras estén tiernas.
Añadir las flores de brócoli y el agua (o caldo vegetal). Llevar a hervor, tapar y cocer 15 minutos.
Apagar el fuego, añadir la ricotta, el limón y procesar hasta que quede una consistencia cremosa. Si al enfriarse espesa demasiado, añadir un poco más de agua o caldo antes de servir.  Servir con perejil picado por encima.