Pastel de calabaza y plátano con cobertura de coco y vainilla

Transient

Por aclamación popular, aquí va la receta del pastel que me hice a mí misma este año para mi cumpleaños. Fue una versión muchísimo más modesta de una receta de Sarah B. Lo serví en el marco de un té con amigas y en la mesa también había unas deliciosas galletas de avena y zanahoria y unos muffins sin gluten de calabacín y chocolate. Pero el pastel triunfó por encima de todo.

La calabaza y el plátano le dan al pastel no sólo dulzor (aunque también ayuda un poco de sirope de arce, el endulzante favorito de la casa) sino también humedad. Recomiendo mucho utilizar calabaza potimarrón (también conocida como hokkaido) que justo en esta época está de temporada; su dulzor y textura cremosa refuerzan la calidad del postre. No son tan fáciles de conseguir (yo las compro aquí) pero bien vale la pena.

La cobertura es una idea genial; muy sencilla y sin el empalague que me causan otras coberturas de este estilo (que suelen tener queso crema y muchísimo azúcar), aunque usé bastante menos cantidad que la receta original, y la miel sólida que proponía Sarah la sustituí con sirope de manzana (de allí el color marroncito en vez de blanco), que le dio un toque ácido que rebaja un poco el dulzor y la grasa del coco. También me imagino el bizcocho sin cobertura y con forma de budín. 

Pastel de calabaza y plátano con cobertura de coco y vainilla
Basado en una receta de My New Roots
Ingredientes:
1 taza harina integral de espelta
1/2 taza harina de espelta blanca
1/2 cucharita canela molida
1/2 cucharita cardamomo molido
1/4 cucharita nuez moscada
1/4 cucharita clavo molido
1 cucharita jengibre en polvo
1/2 cucharita levadura en polvo
1/2 cucharita bicarbonato de sodio
1/4 cucharita sal
1 cucharada semillas de chia
3/4 taza puré de calabaza
1/2 taza sirope de arce (o miel)
1 plátano maduro
1/2 cucharada vinagre de manzana
Para la cobertura:
1 lata de 400 ml leche de coco 
1/2 vaina vainilla
2 cucharadas miel cremosa o sirope de manzana sólido

Asar la calabaza cortada por la mitad en un horno a 200ºC hasta que esté tierna (30-60 min. según tamaño). Dejar entibiar y luego sacar la carne con cuchara. Pasar por la procesadora o minipimer y luego medir 3/4 taza. Reservar. Bajar temperatura del horno a 175ºC. 
Volver a poner el puré de calabaza en la procesadora o minipimer con el resto de los ingredientes húmedos salvo el vinagre. Batir hasta que estén bien combinados. Combinar ingredientes secos en un bol grande. Añadir los ingredientes húmedos y mezclar. Cuando esté todo unido, añadir el vinagre y batir rápidamente para incorporar. 
Verter la mezcla en un molde preparado. Hornear 30 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Dejar enfriar completamente antes de poner la cobertura. 
Para la cobertura: Poner la leche de coco en la nevera al menos 4 horas antes (o mejor la noche anterior) para que se enfríe y separe. Abrir la lata y quitar sólo la parte cremosa. (Reservar la parte líquida para otras recetas.) Poner la crema de coco en un bol y batir junto con la miel. Cortar la vaina de vainilla con la punta de un cuchillo por la mitad a lo largo y raspar para quitar las semillas. Añadir a la mezcla. Dejar un rato en la nevera y luego cubrir el pastel con una espátula.