Paté de remolacha y za'atar

Para seguir con la temática de hace un par de semanas, aquí va el otro paté vegetal del taller a la Ottolenghi.  En este caso hay un interesante juego de contrastes entre el dulzor natural de la remolacha -exacerbado un poco con el sirope de arce- y los sabores del za'atar: el sumac pungente, sésamo graso y crujiente, tomillo herbáceo, y una generosa cantidad de sal para contrarrestar.

Za'atar es una mezcla de especies que se utiliza muchísimo en cocina de Oriente Medio. Me acuerdo cuando conocí al fundador de EatWith, Guy Michlin, y trajo de regalo a todos los anfitriones de Barcelona un paquetito de za'atar (preparado) como si fuera algo súper desconocido. Ah, le dije, yo esto lo preparo en casa. No se salía de su asombro. Allí es muy común comprar la mezcla ya preparada, pero es muy sencillo de preparar en casa y os lo recomiendo. Yo suelo seguir más o menos la receta de Heidi, aumentando un poco la proporción de sésamo. Se conserva muy bien en un bote hermético y queda bien sobre todo tipo de comidas: arroces, verduras, patés vegetales, etc. 

La receta original de este paté estaba hecha con yogur griego; sustituí crema de avena y en cuando a sabor funcionó perfectamente, pero deja algo más líquida la consistencia. No te asustes; después de enfriar un rato en la nevera toma más consistencia.

Paté de remolacha y za'atar
Basado en una receta de Jerusalem
Ingredientes:  
1 manojo remolacha
1/2 diente de ajo, machacado
100 ml crema de avena
1 cucharada sirope de arce
3 cucharadas aceite de oliva extra virgen
1 cucharada za'atar
1 cucharita sal marina fina
un puñadito avellanas tostadas, para decorar
perejil o tomillo fresco, para decorar

Precalentar el horno a 200ºC. Lavar las remolachas y asarlas enteras durante aprox. 1 hora o hasta que un cuchillo entre fácilmente en el centro. Quitar el horno y dejar entibiar. Cuando puedas manipularlas, pelar las remolachas, cortarlas en trozos grandes y dejar enfriar. 
Poner la remolacha, ajo y crema de avena en la procesadora y procesar hasta formar una pasta uniforme. Pasar a un bol grande y añadir el sirope de arce, aceite, za'atar y sal. Mezclar bien y probar de sal. 
Pasar a una fuente plana y usar la parte de atrás de la cuchara para repartir la crema por la fuente. Poner por encima las avellanas tostadas picadas, el perejil o tomillo fresco picado y finalmente un chorrito de aceite más. Servir a temperatura ambiente (es decir, sacar de la nevera un rato largo antes de servir). 

 

 

 

 

IMG_0680.jpg

PD La remolacha es un super-ingrediente para los meses de frío, A los niños les encanta su dulzor. Yo la sigo haciendo en patés de mil versiones, aquí va otro para que probéis: 
1 manojo remolacha, asada como en la receta anterior
1/2 bloque tofu ahumado
50 gramos nueces tostadas
1 cucharada aceite de oliva extra virgen
1 cucharada jugo concentrado de manzana
1 cucharada mugi miso
Procesar todo, añadiendo un poquito de agua si fuera necesario. Servir con tomillo o salvia fresca por encima.