Sepia guisada con setas y hierbas de montaña sobre cama de mijo con flores

Hace algunas semanas hice un Naturalwalk con Evarist March. Conocí a Evarist a través de un colega y me fascinó lo que hace. En cuanto pude me apunté a uno de sus eventos, una caminata por el valle de Núria para conocer las plantas medicinales y comestibles de la zona.

Para hacer de ello una salida especial madre-hijo y aún más festivo, B. y yo subimos la tarde anterior a la caminata y dormimos en un hostal de Queralbs. Nos despertamos con ilusión y una gran vista del nublado valle el domingo, y pasamos el día subiendo el monte en compañía encantadora y aprendiendo muchísimo gracias a todo el conocimiento que Evarist compartió con nosotros. Nos salvamos de la lluvia torrencial, y nos quedamos con ganas de más.

Parece mentira que lleve 15 años en Barcelona y haya subido tan pocas veces a esta zona mágica de Catalunya. El aire de montaña, el ruido del agua (más abundante que nunca este año, debido a las lluvias),el aroma a tierra húmeda. Un descanso que nos hizo aún más difícil volver a los ruidos de una ciudad que se reactivaba al final de las vacaciones de verano (agravado por las obras en el piso de al lado, que parecen no terminar nunca, arrgghh!).

B. y yo volvimos con una bolsa repleta de tesoros; cada vez que Evarist se detenía a explicar una planta B. saltaba con su pregunta: "¿Es comestible?" y ante la afirmación, a la bolsa.  

Al día siguiente preparé esta receta con algunos de los tesoros, y salió tan sabrosa que la comparto con vosotros, así como comparto mi ilusión y ganas de hacer otro paseo por el monte en breve (antes que haga frío de verdad).  

Sepia guisada con hierbas y setas de la montaña sobre cama de miso con flores
Ingredientes:
Para la sepia: 
1 sepia limpia, en trozos
1 cebolla
1 puerro
1 diente ajo
setas frescas o secas
hierbas frescas (en este caso usé orégano y tomillo de montaña, junto con sus flores)
aceite de oliva virgen extra
sal marina
un chorrito de mirin (vino de arroz) (o vino blanco)
una cucharita shoyu o tamari
1 hoja laurel
1 cucharada kuzu (o maicena)
medio vaso de agua
para el mijo:
1 taza mijo, lavado
2 tazas agua
1 pizca sal marina
las flores de las hierbas frescas
un chorrito aceite de nuez

Lavar el mijo en un colador fino bajo el grifo. Ponerlo en una olla junto con el agua y la sal. Llevar a ebullición, tapar, bajar el fuego a mínimo y dejar cocer con difusor unos 15-20 minutos. Dejar reposar mientras preparas la sepia.
Poner un poco de aceite en una olla. Añadir la cebolla en medialunas y 1 pizca sal y saltear unos minutos, hasta que esté transparente. Añadir el ajo y el puerro cortados, otra pizca de sal y saltear unos minutos más. Añadir la sepia y las setas, dorar unos segundos. Añadir el agua, laurel, el mirin y el shoyu, tapar y dejar cocer a fuego bajo unos 10 minutos aprox. Mientras, desleír el kuzu (o la maicena) en un poco de agua. Añadir a la olla junto con las hojas de tomillo y orégano, y hervir un par de minutos más, revolviendo para que se active el kuzu. Apagar el fuego y tapar.
Levantar el mijo con un tenedor, y servirlo en una fuente. Poner por encima el aceite de nuez y las flores. Servir la sepia por encima, decorando con unas hojas más de hierbas frescas y un poco de pimienta negra si se desea.

sepia.JPG